La plantilla ortopédica no se considera como Equipo de Protección Individual (EPI)

Mediante una plantilla ortopédica es posible corregir y aliviar una patología que tengamos en nuestros pies para así mejorar la realización de nuestro trabajo. Es decir, las plantillas ortopédicas son necesarias cuando tengamos una patología en los pies y queramos prevenir lesiones, ya sea en articulaciones como tobillos, rodilas, caderay en la columna vertebral.

Y es que atendiendo a lo establecido en la Ley 31/1995, de 8 de noviembre, de Prevención de Riesgos Laborales y en el Real Decreto 773/1997, 30 de mayo, sobre disposiciones mínimas de seguridad y salud relativas a la utilización por los trabajadores de equipos de protección individual, las plantillas ortopédicas NO tienen consideración de EPI.

Por tanto, el empresario no queda obligado a proporcionarlo al trabajador que las necesite. Pero se debe tener en cuenta que, el calzado que el empresario proporcione al trabajador debe estar adaptado para que sea posible el uso de tales plantillas si fuera necesario (un calzado certificado para tal fin).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*
Website

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.