Cómo guardar nuestros uniformes de trabajo

Algunos ya habréis hecho el cambio de uniforme de trabajo, otros estaréis a punto de hacerlo. En cualquier caso, os dejamos unas pautas para guardar de la mejor forma posible nuestro uniforme de trabajo de una temporada a otra y que cuando vayas a usarla de nuevo, la encuentres en perfecto estado.

  • Guarda la ropa en lugares en lo que no haya polvo ni humedad, y por supuesto un sitio limpio y alejado de temperaturas extremas.
  • Lava todos los uniformes que vayas a guardar sin suavizante ni lejía, e intenta usar poco detergente, de esta forma evitarás los olores desagradables que impregnan los tejidos que se guardan durante un largo tiempo.
  • Si planchas los uniformes que vas a guardar, déjalos que se aireen antes, el planchado amarillea las prendas que se guardan durante tanto tiempo. Presta especial atención a la ropa blanca, pues si la guardamos sin lavar puede amarillear.
  • Guarda los uniformes de trabajo en bolsas de tela o en una caja de cartón para que los tejidos respiren. Si vives en un sitio húmedo lo mejor será optar por bolsas o cajas de plástico. Guarda alguna bolsa antipollillas con los uniformes para evitar los temidos agujeros. También puedes utilizar sistemas de almacenamiento al vacío, así ahorrarás tiempo y espacio en los armarios.
  • Separa el calzado del resto de ropa. Limpia el calzado antes de guardarlo para evitar futuros olores e intenta no aplastarlo para que no pierda su forma.
  • Utiliza un rotulador para marcar las cajas y saber que contienen sin tener que buscar dentro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*
Website

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.