Calzado para el entorno laboral, tipos.

Muchas veces nos olvidamos de la importancia de llevar un buen calzado al entorno laboral, muchas veces la comodidad y el estilo le ganan a la seguridad y la prudencia. Pero es bien sabido que un buen calzado adecuado para el ambiente laboral que tenemos es básico para la prevención de accidentes y riesgos laborales.

Según la NTP Nº 813 del Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo, se tienen tres tipos diferentes de calzado con elementos de protección diferenciados dependiendo de las necesidad de la cada ambiente laboral, tenemos entonces:

  • Calzado de seguridad: Incorpora un tope de seguridad para proteger los dedos y la parte delantera del pie, protección contra descargas eléctricas de al menos 200J y contra la compresión de cargas de al menos 15 kN.
  • Calzado de protección: Incopora, también, tope de seguridad para la protección de la parte delantera del pie. Debe proteger contra descargas eléctricas de al menos 100J y compresión de cargas de por lo menos 10 kN.
  • Calzado de trabajo: No necesita protección contra la compresión o descargas electricas, ni en la parte delantera del pie.

Todos los tipos de calzado deben garantizar un mínimo de requisitos como, características ergonómicas adecuadas, resistencia a la tracción, abrasión e hidrólisis entre las más importantes.

Fuente: http://www.insht.es/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*
Website

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.